Buscar este blog

* indicates required
Sí, te estás suscribiendo a mi lista de mail, pero no te preocupes, yo también odio el spam. Además, puedes desuscribirte cuando quieras.

La academia


Minicuentos_logo
 
   Alcanzó un muro al que no le vio final. Lo puso a su izquierda y caminó en la oscuridad. Llegó a una puerta. La golpeó repetidamente: nada. Se sentó, se recostó sobre el portón, esperó.
   Dormía. La puerta se abrió.
   —¿Quién eres?
   —Un nuevo alumno, mi padre…
   —No estamos tomando nuevos alumnos —dijo el hombre.
   —Pero…
   —No te quedes en la entrada, no queremos mendigos.
   Con torpeza, el muchacho se alejó.
   —Algo brusco —dijo una mujer entre las sombras.
   —Deben estar determinados a aprender. Si no vuelve, es porque nunca mereció venir.
   Un golpe seco. La puerta se cerró.


   Este minicuento se publicó originalmente en el blog Hojas de cuentos, el cual estuvo activo durante varios años. Allí apareció en mayo de 2012.


Este minicuento forma parte del recorrido de la sombra, puedes acceder al siguiente a través de la palabra clave o desde aquí Recorrido_logo.

Este minicuento forma parte del recorrido de la puerta, puedes acceder al siguiente a través de la palabra clave o desde aquí Recorrido_logo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El respeto es algo que nos beneficia a todos.