Buscar este blog

* indicates required
Sí, te estás suscribiendo a mi lista de mail, pero no te preocupes, yo también odio el spam. Además, puedes desuscribirte cuando quieras.

Demasiado juego


Minicuentos_logo
 
   Saltó otra vez, con fuerza. El piso de madera crujió y tembló, algunos muebles oscilaron.
   ―¡Basta! ―gritó su madre, de espaldas, desde la cocina.
   Chilló también la vecina de abajo.
   El niño sonrió astutamente. Volvió a trepar, hasta donde sus cabellos rozaban el techo. Balanceó los brazos, dobló las rodillas… Saltó.
   El piso, cansado de los embistes, abrió un hueco.
   La vecina retuvo el grito mientras lo veía caer a través de su techo, y su piso.
   Mientras el niño seguía bajando, su madre soltó un suspiro.
   ―Por fin haces caso. Ahora quédate quieto un poco, te llevaré la merienda.


   Este minicuento se publicó originalmente en el blog Hojas de cuentos, el cual estuvo activo durante varios años. Allí apareció en diciember de 2014.


Este minicuento forma parte del recorrido de la fuerza, ¿te animas a seguirlo? Puedes acceder al siguiente a través de la palabra clave o desde aquí Recorrido_logo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El respeto es algo que nos beneficia a todos.