Buscar este blog

A la espera


Minicuentos_logo
 
   El continente se extendía a lo largo del océano, se acariciaba a sí mismo del otro lado del globo. Su borde inferior dentado, observado más de cerca, mostraba una cordillera.
   Una línea de montañas, una tras otra tras otra jugaban a nunca quedar a la misma altura. En una de esas montañas, por donde los árboles crecían como barba incipiente, había una cueva.
   En ese hueco ondeaba una llama. La tenue luz se disipaba en la oscuridad, apenas dejaba vislumbrar su entorno. Unas manos extendidas hacia la flama; detrás de ellas, unos ojos envueltos en penumbra: a la espera.


   Este cuento se publicó originalmente en el blog Hojas de cuentos, el cual estuvo activo durante varios años. Allí apareció en octubre de 2014.


Este cuento forma parte del recorrido de las manos, ¿te animas a seguirlo? Puedes acceder al siguiente a través de la palabra clave o desde aquí Recorrido_logo.

Este cuento forma parte del recorrido de la luz, ¿te animas a seguirlo? Puedes acceder al siguiente a través de la palabra clave o desde aquí Recorrido_logo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El respeto es algo que nos beneficia a todos.