Buscar este blog

¡Asesinato!


Minicuentos_logo
 
   Asesinato.
   La palabra navegó de boca en boca. Se hinchó y se infló con la fuerza de la marea de murmullos. Se susurró, se murmuró y finalmente se gritó. ¡Asesinato!
   El hombre yacía en un costado de la sala. La mesa, con la pata rota; la silla, en un rincón. Un charco corría como arroyo cobrizo.
   Los vecinos clamaron justicia.
   El difunto se movió.
   ―¿Eh…? ―babeó rodando sobre una caja aplastada.
   El vaho de su aliento acalló cualquier rumor.


   Este minicuento se publicó originalmente en el blog Hojas de cuentos, el cual estuvo activo durante varios años. Allí apareció en octubre de 2011.


Este minicuento forma parte del recorrido de la fuerza, ¿te animas a seguirlo? Puedes acceder al siguiente a través de la palabra clave o desde aquí Recorrido_logo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El respeto es algo que nos beneficia a todos.