Buscar este blog

Preparación


 
Minicuento_Preparacion

   Se preparó con un mes de anticipación.
   Lo observó cada día: los pequeños cambios, las sutilezas en sus gestos. Cuando pudo predecir los estados de ánimo de cada hora, eligió una.
   Se levantó temprano y tomó unos minutos para ella.
   Él regresó de su corrida matutina, cuando estaba más feliz. Ella dejó que se duchara y tomara el primer sorbo de café. Después, con calma, se sentó frente a él.
   Le permitió que la observara unos segundos. Luego inspiró con fuerza, clavó su mirada en los ojos de él y, con hablar pausado y bien modulado, dijo:
   —Tenemos que hablar.


   Este minicuento se publica por primera vez.


Este minicuento forma parte del recorrido de la fuerza, puedes acceder al siguiente a través de la palabra clave o desde aquí Recorrido_logo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El respeto es algo que nos beneficia a todos.