Buscar este blog

* indicates required
Sí, te estás suscribiendo a mi lista de mail, pero no te preocupes, yo también odio el spam. Además, puedes desuscribirte cuando quieras.

Cómo ser escritor te arruina la lectura



   Habrás leído en muchos lados, incluso en este blog, que la escritura y la lectura van de la mano. En general, leer libros es lo que genera las ganas de escribr. Pero, ¿qué pasa con la lectura cuando llevas tiempo siendo escritor? ¿Cambia en algo?

Ser_escritor_arruina_lectura
 

Ser escritor te arruinar la lectura

 
   Si te gusta escribir o estás pensando en hacerlo tal vez hayas leído por algún lado que te conviene aprender a «leer como un escritor». Es decir, no solo por el placer de la lectura, dejándote llevar por la historia, sino que de manera activa y crítica para descubrir las herramientas que los autores utilizaron durante la escritura. Y si bien es un buen consejo para cuando quieras escribir, pero ¿qué pasa con la lectura solo por placer?
   Pues lo que sucede es que de repente notas que te resulta muchísimo más difícil dejarte arrastrar por la historia. A veces es imposible apagar al escritor dentro (y ni te cuento al corrector) y empiezas a leer con desgana cuando a las primeras palabras ya descubriste qué es lo que va a pasar y qué es lo que está preparando el autor con todo aquello. También empiezas a ver formas para utilizar esas ideas no exploradas o, peor, se te ocurren mejores opciones que podría haber elegido el autor… Y la lista no termina.
Tip: Convéncete de que harás una lectura crítica después, la primera es solo por placer.
   Tal vez no terminemos la lista, pero ¿por qué no empezarla? He aquí todas las cosas que me arruinan la lectura cuando estoy en mentalidad escritora:
    • El sobreanálisis -> tendencia que se desarrolla cuando comienzas a estudiar en profundidad las herramientas y trucos del escritor. De repente, a cada párrafo que lees empiezas a preguntarte: por qué actúa así el personaje, qué es lo que se está construyendo de fondo, hacía dónde planea ir la trama con ese giro, con qué está intentando confundirme, etc. Básicamente ves dos cosas:
      • Los errores.
      • Los trucos.
    • La envidia -> sucede cuando lees muy buena prosa y te pones verde de la envidia. Lo que te lleva a dos problemas:
      • Dejas de disfrutar lo que estás leyendo para enojarte contigo misma por no escribir de esa manera.
      • Tienes que soltar el libro y ponerte a escribir como una loca con la esperanza de lograr algo similar.
    • El detallismo -> te vuelves más quisquilloso (y yo ser de ser quisquillosa, ¿recuerdas cómo tengo que leer un libro?), porque, de nuevo, como sabes más y conoces los trucos, las tramas universales... Ojo, esto también pasa por leer mucho, cuando ya no te convence leer las mismas historias una y otra vez.
    • La inspiración -> justamente eso que te impulsó a escribir por primera vez: las ideas que se te ocurren cuando estás leyendo. Ya no estás leyendo, sino que, con el libro abierto, estás soñando despierta sobre la próxima novela que vas a escribir (aun cuando ya tienes varios proyectos empezados).

Leer como un escritor puede arruinar la experiencia lectora Twittea 
  
   En resumen, el consejo de leer como un escritor puede mejorar tu escritura, pero también arruinar tu experiencia como lector. Lamentablemente, es un riesgo que se corre cada vez que un hobby se vuelve algo más cercano al «trabajo».
   ¿Qué opinas? ¿Crees que si eres escritor o corrector pierdes el encanto de la lectura?


¿Quieres saber cuál es mi top ten de libros de fantasía? En el listado no están ni Harry Potter ni El señor de los anillos.
Obténlo gratis al suscribirte a mi lista de correo.

* indicates required



Sí, te estás suscribiendo a mi lista de mail, pero no te preocupes, yo también odio el spam. Además, puedes desuscribirte cuando quieras.
Si ya eres suscriptor, solo tienes que actualizar tus datos y elegir el regalo que quieras, ¡pueden ser todos!


Seguir leyendo...

Un final simple



Minicuentos_Un_final_simple
 
   —Sentémonos acá.
   —No.
   Él suspiró.
   —Está bien, ¿qué quieres hacer?
   —Íbamos a caminar —ella arrastró los pies y miró alrededor.
   Estaban en la plaza, a la hora en que se llenaba de gente.
   —Caminamos hasta aquí.
   Ella entornó los ojos.
   —Bien, caminemos.
   Dieron unas vueltas a la plaza. Ella abrió la boca varias veces, sin emitir sonido. Él la miraba de reojo, a la espera.
   —¿Solo caminar?
   —Todavía no encuentro las palabras.
   Ella apretó los labios; él bajó la vista.
   Oscureció.
   —Adiós —dijo ella de repente.
   —¿Eso es todo?
   Ella asintió. Se alejó bajo la luz de la luna.


   Este minicuento se publica por primera vez.


Este minicuento forma parte del recorrido de la luz, puedes acceder al siguiente a través de la palabra clave o desde aquí Recorrido_logo.

Seguir leyendo...

Herramientas de escritura (1): las que probé


  
   En los meses anteriores te comenté sobre mi rutina de escritura y mis proyectos actuales. Pero bien, ¿qué herramientas utilizo para llevar todo esto a cabo? Pues probé varias y otras las estoy probando, así que voy a dedicar unos cuantos posts a este tema. ¿Vemos primero las que ya probé?

Herramientas_escritura_que_probe
 

Herramientas de escritura que probé

 
   Creo que, para un escritor, la herramienta más natural con la que se comienza a escribir es el Word. Obviamente, me refiero a la escritura digital, ya que lo más natural sería un cuaderno y una lapicera. En realidad, yo empecé escribiendo a mano y después pasaba todo a la computadora. Y si bien me todavía me encanta escribir a mano (tiene que haber otra manera de decirlo, ya que en la computadora uno no escribe con los pies), la transcripción insume demasiado tiempo del cual no dispongo así que tuve que dejar esa etapa atrás. Por lo menos, ya no escribo novelas completas a mano, solo los esbozos y los cuentos.
   Entonces el Word fue la primera herramienta, pero ¿solo eso? No, la sencillez de simplemente abrir un documento y ponerse a escribir tiene como desventaja que es muy difícil en escritos largos buscar secciones específicas del texto o tener un panorama general. Entonces fue cuando intenté utilizar la funcionalidad de esquema. Esta te permite tener un panel de navegación al costado para que sea un poco más fácil ir de una sección a otra. Sin duda, saltar de un lado a otro del documento es lo más engorroso de esta herramienta, sobre todo si tratas con un libro que supera la centena de páginas. Dentro de las ventajas está la facilidad de uso y el control ortográfico que es de ayuda, aunque no te puedes fiar por completo en él. Sin embargo, es una que continúo utilizando para formatos breves.
Escritura_logo
Tip: Utiliza diferentes herramientas según tu objetivo y tus necesidades.

   En mi siguiente etapa, por más que continuaba escribiendo a mano y pasando a Word, comencé a utilizar planillas para: los personajes, los principales puntos de la historia, etc. Todo inició cuando empecé a leer muchos libros sobre escritura y estructura de las novelas. Lo que terminó en una plantilla bastante larga a completar antes de empezar cada novela. ¿Cómo resultó? Por un lado, no terminaba de completar todo, en algunos puntos me ganaba la pereza; por otro, luego no volvía a leer lo que estaba allí. Es decir, pasaba a Word el resumen y secuencia de escenas, pero todos los detalles sobre personajes, mundo, etc. quedaban para siempre en esas notas. Sin embargo, sí creo que es útil hasta cierto punto. Todo depende de tu nivel de planificación, yo no planifico con mucho detalle, pero esas herramientas me dejaron algo y todavía uso varias antes de empezar una novela (aunque no sea con la profundidad que vi en varios libros).
   No es exactamente otra etapa, pero si estaba el Word, ¿podía faltar el Excel? En realidad, lo utilicé solo dos veces (la segunda de la cuenta en el siguiente post) y todavía no me convence ninguna de las dos. Aunque la primera era necesario. ¿Para qué? Pues para hacer un esquema de las escenas en el tiempo ¡porque ya me estaba perdiendo! Cuando tienes varios eventos en paralelo en la historia necesitas saber cuánto tiempo demoran cada uno. Si bien usé el Excel solo una vez para construir una línea de tiempo, no es porque no sea necesaria en todos los proyectos sino porque suelo manejarme con notas al costado (y estoy por probar otra forma… en un futuro post te contaré).

No sabrás si una herramienta es buena para ti si no la pruebas. Twittea 

   En resumen, las herramientas más sencillas no siempre son las más útiles. A veces es necesario poner un poco de esfuerzo en una herramienta que parece más compleja, pero que al final facilitará mucho la tarea. Estos fueron los pasos de mi primera evolución.
    • Cuaderno y birome.
    • Word (y Excel):
      • Esquemas.
    • Planillas/plantillas.
   ¿Qué me dices? ¿Cuáles fueron las primeras herramientas que probaste para tu escritura?

 

¿Quieres empezar a escribir?
Conoce mi nuevo libro: ¿Quieres escribir una novela?
Quieres escribir una novela_Tapa

¿Quieres una muestra del primer capítulo del libro?
Obténla gratis al suscribirte a mi lista de correo.

* indicates required



Sí, te estás suscribiendo a mi lista de mail, pero no te preocupes, yo también odio el spam. Además, puedes desuscribirte cuando quieras.
Si ya eres suscriptor, solo tienes que actualizar tus datos y elegir el regalo que quieras, ¡pueden ser todos!

Seguir leyendo...